La utopía conservadora 1

Más vistas

La utopía conservadora

Precio Habitual: 22,00 €

Special Price 20,90 €

El conservadurismo ha sido tradicionalmente concebido como contrario a los grandes esquemas abstractos y los ideales de perfección política mientras que lo utópico se ha situado en un orden de promisión o en un no-lugar venturoso. Existe, no obstante una utopía conservadora de carácter desiderativo y normativo que esta obra aborda desde el estudio del utopismo conservador a lo largo de la historia y de paso, haciendo una denuncia del reduccionismo ideológico que vincula la utopía a proyectos totalitarios de transformación social, sin contemplar el valor de la reflexión política que defiende las tradiciones, ideas y prácticas exitosas a lo largo de la historia del pensamiento.

isbn

978-84-8468-823-5

Autores

Ramos Vera, Mario

Fecha edición:

2020

Número de páginas:

234

Colecciones

Acena Filosofía

Materias

Filosofía

Detalles

El pensamiento conservador y la utopía han mantenido convencionalmente una relación antitética. Así, el conservadurismo es, por definición, contrario a los grandes esquemas abstractos y los ideales de perfección política mientras que, por otra parte, lo utópico sitúa un orden de promisión en un no-lugar venturoso. No obstante, esta aparente polémica entrañaría una singular paradoja, pues existe una utopía conservadora de carácter desiderativo y normativo, es decir, un anhelo moralizante y un espejo crítico de la realidad de su tiempo, frente a los borradores de perfección que aspiran a construir un mundo nuevo y perfecto sobre los rescoldos de un orden anterior. Por esta razón, el estudio del utopismo conservador que aborda esta obra pretende rebatir la convención que contrapone polémicamente el utopismo —entendido como un arquetipo del idealismo y del moralismo político— y el pensamiento político conservador —como un ejemplo del realismo—. En última instancia, supone la denuncia del reduccionismo ideológico que vincula la utopía con los proyectos totalitarios de transformación social y que, al mismo tiempo, devalúa la imaginación como elemento de reflexión política ajeno a la defensa conservadora de las tradiciones, ideas y prácticas exitosas a lo largo de la historia del pensamiento.